• sáb. Dic 4th, 2021

morena

SMEPI

Haití el mayor atraco de la historia

Nov 3, 2021
Migración de Haitianos a Estados Unidos

El mayor atraco de la historia: Cómo se obligó a Haití a pagar reparaciones por su libertad

Por Greg Rosalsky

En las últimas semanas, miles de refugiados de Haití han llegado a la frontera entre Estados Unidos y México, desesperados en buscar una vida mejor. La mayoría abandonó Haití hace años, después de que el terremoto de 2010 asolara la que ya era una de las economías más deprimidas del mundo. Originalmente se habían asentado en lugares como Chile, pero la política de la región les ha hecho sentirse no bienvenidos, discriminados y temerosos del futuro.

Los refugiados haitianos esperaban que Estados Unidos, con el presidente Biden, les ofreciera un salvavidas. Se equivocaron. El gobierno de Biden ha estado enviando a miles de personas de vuelta a Haití, a pesar de que ese país es una zona de desastre, y muchos de los refugiados huyeron de él hace años. Algunos de los que el gobierno estadounidense envió a la fuerza a Haití son niños que nunca han vivido allí.

Daniel Foote Enviado Haití

El embajador Daniel Foote, nombrado por el presidente Biden como enviado especial de Estados Unidos a Haití en julio, renuncio a su puesto en protesta por la política de su administración. “No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos”, escribió Foote en su carta de dimisión.

El Haití al que se devuelve a los refugiados es una nación en crisis. Con sus desafortunadas coordenadas en el mapa y su pobre infraestructura, Haití ha sido devastado por múltiples huracanes y terremotos en los últimos años, incluyendo un terremoto de 7,2 grados en agosto. En julio, el presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado por mercenarios colombianos, algunos de los cuales habían recibido formación militar estadounidense. Al parecer, una empresa de seguridad con sede en Florida conectó a quien quería matar a Moïse con los mercenarios, pero los detalles de por qué fue asesinado Moïse y quién dirigió a los mercenarios siguen siendo oscuros.

Asesinatos presidente de Haití

Lo que está claro, sin embargo, es que el asesinato de Moïse prolonga la inestabilidad política de Haití, que ya ha durado varios siglos. En 2015, el Banco Mundial concluyó que el mayor problema político de Haití es que “falta un contrato social entre el Estado y sus ciudadanos.” El embajador Foote, en su carta de dimisión, arremetió contra Estados Unidos y otras naciones por contribuir a este problema por enésima vez al respaldar descaradamente al sustituto no elegido de Moïse, Ariel Henry. Henry fue nombrado Primer Ministro por Moïse en julio, y asumió la función adicional de Presidente tras el asesinato de Moïse. El fiscal general de Haití dijo que había encontrado pruebas que vinculaban a Henry con el asesinato del presidente, y Henry lo despidió inmediatamente. Algunas autoridades haitianas han pedido a Henry que dimita y han rogado a la comunidad internacional que deje de apoyarle. “Este ciclo de intervenciones políticas internacionales en Haití ha producido sistemáticamente resultados catastróficos”, escribió Foote.

Haití es una de las naciones más pobres del mundo, y los países ricos tienen sus huellas en el desarrollo atrofiado de la nación. Estados Unidos trabajó para aislar a un Haití recién independiente a principios del siglo XIX y ocupó militarmente la nación isleña durante 19 años a principios del siglo XX. Aunque Estados Unidos abandonó oficialmente Haití en 1934, siguió controlando las finanzas públicas del país hasta 1947, desviando alrededor del 40% de la renta nacional de Haití para pagar la deuda a Estados Unidos y Francia.

Gran parte de esta deuda con Francia fue el legado de lo que la académica de la Universidad de Virginia, Marlene Daut, llama “el mayor atraco de la historia”, ya que rodeado de cañoneras francesas, un Haití recién independizado se vio obligado a pagar a sus esclavistas reparaciones. Han leído bien. Fueron los antiguos esclavos de Haití, y no los esclavistas franceses, quienes se vieron obligados a pagar reparaciones. Los haitianos compensaron a sus opresores y a los descendientes de sus opresores por el privilegio de ser libres. Haití tardó más de un siglo en pagar las deudas de las reparaciones.

La trágica esperanza del Haití revolucionario

Haití se independizó de Francia en 1804, y casi inmediatamente fue convertido en un Estado paria por las potencias mundiales. Se trataba de una nación independiente dirigida por negros -creada por esclavos que se habían despojado de sus cadenas y habían luchado contra sus opresores por su libertad- en una época en la que las naciones dirigidas por blancos aplicaban sistemas de explotación brutales y racistas en todo el mundo.

Jean-Jacques-Dessallines

Haití, entonces conocida como Saint-Domingue, había sido la joya de la corona del imperio francés. Era la colonia más lucrativa de todo el mundo. Los grandes agricultores franceses obligaban a los esclavos africanos a producir azúcar, café y otros cultivos comerciales para el mercado mundial. El sistema parecía funcionar bien. Hasta que las revoluciones francesa y estadounidense contribuyeron a inspirar, en 1791, lo que se convirtió en la mayor y más exitosa revuelta de esclavos del mundo. Contra todo pronóstico, los esclavos ganaron. Los antiguos esclavos hicieron huir a los esclavistas a Francia y Estados Unidos, y los haitianos se enfrentaron con éxito a los esfuerzos posteriores por volver a esclavizarlos. Haití fue la primera nación en prohibir permanentemente la esclavitud.

Pero como nación de esclavos negros liberados, Haití era una amenaza para el orden mundial existente. El presidente norteamericano Thomas Jefferson se esforzaba para aislar a Haití diplomáticamente y estrangularlo económicamente, temiendo que el éxito de Haití inspirara revueltas de esclavos en su país. Con la invención y creciente uso de la desmotadora de algodón, la esclavitud se hacía mucho más lucrativa al mismo tiempo que nacía un Haití libre, y los esclavistas de Estados Unidos y otros países se aferraban a este medio de producción inhumano y lo ampliaban. El éxito de Haití fue percibido como una amenaza para este sistema durante décadas, y Estados Unidos no reconoció oficialmente a Haití hasta 1862, cuando la esclavitud comenzó a ser abolida.

Durante el período crítico de desarrollo de Haití, Francia intervino incluso más directamente que Estados Unidos para frustrar su éxito. En julio de 1825, el rey francés, Carlos X, envió una flotilla armada de buques de guerra a Haití con el mensaje de que la joven nación tendría que pagar a Francia 150 millones de francos para asegurar su independencia, o sufrir las consecuencias. Esa suma era 10 veces la cantidad que Estados Unidos había pagado a Francia en la Compra de Luisiana, que había duplicado el tamaño de Estados Unidos.

Casi literalmente a punta de pistola, Haití cedió a las exigencias de Francia para asegurar su independencia. La cantidad era demasiado elevada para que la joven nación pudiera pagarla directamente, por lo que tuvo que pedir préstamos con fuertes tipos de interés a un banco francés. Durante el siglo siguiente, Haití pagó a los esclavistas franceses y a sus descendientes el equivalente a entre 20 mil millones y 30 mil millones de dólares de 2021. Haití tardó 122 años en pagarlo. La profesora Marlene Daut escribe que “perjudicó gravemente la capacidad de prosperidad del nuevo país independiente”.

Corregir los errores

Terremoto Haití

Después de que el terremoto de 2010 devastara completamente Haití, académicos y periodistas escribieron una carta al presidente francés exigiendo que Francia devolviera el dinero a Haití. El economista francés Thomas Piketty resucitó la idea en 2020, argumentando que Francia debe a Haití al menos 28 mil millones de dólares. El gobierno francés, bajo múltiples presidentes, se ha rechazado la idea, y es poco probable que devuelva el dinero a Haití en un futuro próximo.

Pero si el mundo rico quiere ayudar a enmendar los errores cometidos en el pasado con Haití, quizás la política más eficaz ahora mismo sería aceptar más refugiados haitianos. Esto no sólo sería una política humana que mejoraría sus vidas y las de sus futuras familias. También supondría un impulso para la economía haitiana. Según el Banco Mundial, los expatriados haitianos enviaron 3 mil millones de dólares en remesas a Haití en 2018, lo que supuso casi un tercio de todo el PIB del país isleño.

Tomado (y traducido) de: https://www.npr.org

Inicio

Deja un comentario