• sáb. Nov 26th, 2022

morena

SMEPI

EL GOBIERNO ISRAELÍ SE DERRUMBA.

Jul 10, 2022

El gobierno israelí se derrumba, las elecciones se fijan para 1 DE NOVIEMBRE

— El “gobierno del cambio” de Bennett/Lapid se ha derrumbado bajo la presión de Benjamín Netanyahu. Las nuevas elecciones están fijadas para el 1 de noviembre, pero no hay alternativa al apartheid en el horizonte israelí.

Por Jonathan Ofir

Ya es oficial: el gobierno israelí se derrumba y el parlamento se disuelve la próxima semana en una votación. Las próximas elecciones tendrán lugar el 1 de noviembre de 2022.

Esto marcará la quinta elección israelí en 3 años, después de que la última representara una cuarta en dos años. Este gobierno fue conocido popularmente como el “gobierno del cambio”, presumiblemente porque no estaba liderado por Benjamín Netanyahu, que había sido el primer ministro más longevo de Israel, y cuyo partido, el Likud, lidera ahora las encuestas, y por mucho.

Al parecer, los dos líderes del gobierno, el primer ministro Naftali Bennett y el primer ministro suplente Yair Lapid (que ahora ejerce el puesto de Ministro de Asuntos Exteriores), han decidido hoy que se vote la disolución del parlamento y que Lapid comience su mandato como primer ministro inmediatamente, en lugar de hacerlo en octubre, como estaba previsto en un principio, si el gobierno seguía existiendo durante todo su mandato de cuatro años. Los gobiernos israelíes casi nunca consiguen el mandato de cuatro años, y desde luego no en los últimos años. Este es el 36º gobierno en 74 años – es un promedio de una elección cada dos años.

Este gobierno se estaba desmoronando desde hace algunos meses. En abril, Idit Silman, del partido Yamina (Hacia la Derecha) de Bennett, abandonó la coalición con el pretexto de que carecía de “identidad judía” (sobre todo en el gobierno de derecha más judío-supremacista de la historia de Israel). En ese momento, el gobierno perdió su exigua mayoría.

Luego, a principios de este mes, una votación sobre la prórroga de lo que se conoce como la “Ley del Apartheid” (que otorga a los colonos israelíes derechos cívicos mientras que los palestinos del mismo territorio geografico se rigen por la ley militar) puso de manifiesto las fisuras en la coalición, con dos miembros palestinos (Mazen Ghnaim y Ghaida Rinawi-Zoabi) que votaron en contra y prometieron mantenerla. La oposición liderada por Netanyahu también votó en contra del proyecto de ley de la coalición, sólo para empujar al gobierno hacia el derrocamiento.

Por último, la semana pasada, el legislador de Yamina, Nir Orbach (que se había lanzado contra Ghnaim durante la votación del proyecto de ley sobre el apartheid y le había gritado que el experimento de incluir a los palestinos en el gobierno de Israel había fracasado), también decidió abandonar la coalición, con lo que pasó a ser realmente minoritaria. Orbach opinó en ese momento que el gobierno probablemente se derrumbaría en una o dos semanas; una semana fue lo correcto.

En realidad, Bennett y Lapid no hicieron partícipes a sus socios de la colación de la decisión final de acabar con el gobierno, ni siquiera a sus socios más cercanos del partido, y esto podría costarles algunas alianzas futuras.

Netanyahu lo celebra

Benjamin Netanyahu ya está exultante. Lo califica como “el peor gobierno de la historia de Israel”, que “dependía de los partidarios del terrorismo” y que “ponía en peligro el carácter judío de nuestro Estado”.

Netanyahu alude presumiblemente al hecho de que el partido islamista conservador Ra’am, con sus cuatro legisladores, forme parte del gobierno, pero en realidad fue idea suya contar con un partido de este tipo dentro de su posible coalición para evitar el estancamiento, y aún podría recurrir a ese cortejo de nuevo.

Netanyahu prevé “un gobierno amplio y nacional encabezado por el Likud”.

El Likud ha obtenido unos resultados bastante constantes en el último medio año, con unos 35 escaños de los 120. Ningún partido se acerca a esa cifra: el Yesh Atid (Hay un futuro) de Yair Lapid obtiene unos 20 escaños, y cualquier otro partido llegará a unos 10 escaños.

En realidad, el partido que está saliendo mejor en las encuestas entre esos partidos más pequeños en los últimos meses, con unos 10 escaños, es el Sionismo Religioso de extrema derecha, incluido el ultra-racista kahanista Itamar Ben Gvir. Si las elecciones fueran hoy, el Likud uniría sus fuerzas con el Sionismo Religioso, el ultraortodoxo Shas, y el Judaísmo Unido de la Torá (15 escaños entre ambos), para llegar a los 60, y además necesita algunos más. Al parecer, el Likud ha prometido que Idit Silman, que abandonó la coalición, tendrá un escaño en su futura lista.

La estrategia del Likud es claramente racista, y está tratando de persuadir a la gente para que nunca más se repita el “experimento” con los palestinos, aunque podría tratar de hacerlo él mismo, como se ha mencionado, por exigencia política. Quiere empujar todo aún más hacia la derecha, de modo que el sionismo del centro y de la izquierda que mantenían una postura de “que no sea Netanyahu”, pierdan su legitimidad y sean vistos como un aguafiestas de lo que de otro modo sería la felicidad sionista.

Gobierno de Israel

Sin embargo, el pretendido “gobierno amplio y nacional” parece ser una ilusión. El deseo de Netanyahu de permanecer en el poder también está ligado a sus casos de corrupción. La animosidad hacia él como persona es grande, y el camino hacia el gobierno del Likud no es sencillo. El éxito del Likud depende en gran medida de romper su oposición y de atraer a sus filas a opositores como Silman. En el pasado, Bennett se mostró indeciso a la hora de oponerse a Netanyahu.

Ideológicamente, Bennett no debería tener reparos en unirse a Netanyahu, ya que el propio Bennett está ideológicamente más a la derecha que el Likud. Si no es Bennett como persona, otros, como su segundo puesto, Ayelet Shaked, pueden entrar en el redil del Likud; no involucrarla en la decisión de doblar el gobierno puede resultar ser el error que lo provoque.

No hay “gobierno de cambio”

Debemos recordar que, con todo el drama de este colapso final, no ha habido ningún gobierno de cambio aquí. Oren Ziv, de la revista +972, publicó un artículo en el que analizaba en cifras el número de demoliciones de casas y asesinatos de palestinos por parte de las fuerzas israelíes bajo este gobierno actual, en comparación con el reciente gobierno de Netanyahu, y es más o menos lo mismo. Podría decirse que es incluso peor, como se cita a Issa Amro, un destacado activista palestino de los derechos humanos en Hebrón:

“Desde la formación del gobierno de Bennett, hemos visto una escalada en Cisjordania: más violencia por parte de los colonos, más incursiones del ejército, el ejército abriendo fuego indiscriminadamente, los soldados sintiendo que el primer ministro les cubre las espaldas, que tienen luz verde para hacer lo que quieran con impunidad… La derecha está tanto en el gobierno como en la oposición y no escucho voces desde dentro del gobierno -desde Meretz, o Yair Lapid- tratando de llevar su gobierno en la dirección de su propia ideología. Su objetivo es sólo sobrevivir, a costa de los derechos humanos y la vida de los palestinos.

Gobierno de Israel Apartheid

No hay ningún cambio en el horizonte israelí, aunque sean cinco elecciones más en los próximos tres años. Habrá más Apartheid, sea cual sea el gobierno que se forme”.

Esos son puntos fuertes. Incluso el izquierdista Meretz, el más a la izquierda del espectro sionista, votó a favor del reciente proyecto de Ley del Apartheid, sin forzar la mano de su miembro Rinawie-Zoabi para hacer lo mismo. Como escribió Meron Rapoport en +972 la semana pasada, Meretz ha abandonado “su último valor fundamental” en esa votación sobre el apartheid.

Y aquí está el spoiler de estas nuevas elecciones que se avecinan: no vamos a ver que ocurra algo dramático en Israel. No hay ningún cambio en el horizonte israelí, aunque sean cinco elecciones más en los próximos tres años. Habrá más Apartheid, sea cual sea el gobierno que se forme. No habrá un gobierno de cambio, pase lo que pase. Será más de lo mismo. Si quieres algo diferente, busca en otra parte: la presión para el cambio en Israel tiene que venir de afuera.

Fuente: https://mondoweiss.net/2022/06/israeli-government-collapses-election-set-for-october/

—————-

(En el próximo número de MORENA INTERNACIONAL publicaremos un informe escrito por un militante de la izquierda israelí, activista en la solidaridad con Palestina, sobre la situación en su país)

Inicio

Deja un comentario